jueves, 29 de julio de 2010

Carrocerias "El Condor"

El siguiente material ha sido cedido por gentileza del Sr. Alejandro Scartaccini de www.BusArg.com.ar


Carrocerías El Cóndor: de su primer modelo de ventanillas de correr al último prepanorámico (¿1955? - 1976)


La evolución estilística de los productos de esta carrocera es un caso realmente singular: como veremos con el correr del relato, los sucesivos modelos fueron simples restilizaciones de los anteriores, una y otra vez. En sus últimos 30 años de existencia, El Cóndor no innovó radicalmente su diseño, sólo se limitaba a adaptar el anterior a las nuevas tendencias o a las reglamentaciones que se dictaban.

¡Ojo! Con esto no queremos decir que, por ejemplo, los patrones del diseño de un modelo fabricado en 1959 estaban vigentes 20 años después, si no que ese producto fabricado en 1979 descendía del que se producía en 1959 aunque había experimentado, en ese lapso temporal, una gran cantidad de saltos evolutivos representados por todas las variantes fabricadas en esos 20 años que separan a las versiones mencionadas.

Muchas carroceras (casi todas, de hecho) en algún momento de su existencia patearon el tablero y abandonaron determinados rasgos estilísticos para sustituirlos por otros completamente diferentes. Y eso fue algo que no sucedió en El Cóndor, como lo demostraremos a lo largo de esta reseña.

En esta oportunidad nos dedicaremos al tramo que abarca desde los primeros modelos de ventanillas de correr hasta el último que se produjo con ventanillas no panorámicas, pues la variedad de diseños es enorme y, de dedicarnos en esta oportunidad al último tramo de su historia, que engloba a sus modelos panorámicos, la nota sería harto extensa y, tal vez, de desarrollo tedioso.

El primer hito de esta evolución, el modelo básico, comenzó a producirse alrededor de 1955, aunque no tenemos el dato preciso, la certeza absoluta. Sospechamos que fue en este momento que El Cóndor pateó el tablero por última vez y sustituyó a su último modelo con ventanillas de subir y bajar, con morfología por entonces superada, por un diseño completamente nuevo, de líneas acordes a los tiempos que corrían, tan bello como armónico. Creemos que fue uno de los modelos más representativos de la segunda mitad de la década de 1950 y que su diseño se presentó actual durante muchos años, sin verse superado.

Veamos, entonces, donde comenzó a escribirse esta historia.

Modelo inicial (¿1955? - ¿1961?)


El diseño del primer modelo pos-clásico de Carrocerías El Cóndor no se apartó de las líneas morfológicas generales vigentes en la época. Digamos que no fue revolucionario, pero su aspecto, que denotaba robustez y le daba al producto un aspecto de bien parado, fue del agrado de muchos transportistas que lo adoptaron como modelo de cabecera.

No presentaba detalles de avanzada. Su frente y su culata eran conservadores, como así también las formas de sus laterales, equipados con ventanillas clásicas de correr inclinadas hacia adelante y el diseño de la última, tal como se estilaba por aquellos tiempos, acompañaba la curvatura de la culata, cuyas redondeces eran muy marcadas.



(Foto: Colección Nuevo Ideal S.A. - Gentileza Gustavo Castiñeira).

Este perfil perfecto nos sirve para apreciar las líneas del modelo con el que El Cóndor inició su saga de diseños contemporáneos. Se destacan el amplio ventilete para el conductor (no hay que olvidar que, en la misma época, otras carroceras utilizaban parabrisas enterizos y no contemplaron su inclusión) y el aspecto de fortaleza que sus líneas transmiten.

El diseño de los vanos de la puerta no fue en realidad el primero: hubo un antecedente, que presentaba redondeadas sólo las esquinas externas. Los cuatro ángulos que confluían en la división central de los gajos de la puerta eran rectos, lo cual le daba a ambos vanos el aspecto de ser uno solo, partido al medio. No conocimos muchos ejemplares con ese diseño de puertas.



(Foto: Publicación desconocida - Colección Jorge Arcuri y Antonio A. De Luca).


Esta imagen, pese a que no es muy buena de origen, nos permite apreciar la marcada redondez de la culata y el diseño de la primera luneta que equipó a este modelo, que era del modelo basculante. Pocos años después fue reemplazada por otra que, si bien conservó las formas generales, estaba compuesta por un único cristal expulsable y sin marco metálico.



(Foto: Alejandro Scartaccini).


Su frente no aportaba ningún elemento o forma llamativos, apartados de la media normal de diseño de la época. Sus dos cristales planos, convenientes a la hora de reemplazarse por roturas, fueron reemplazados tiempo después por un único parabrisas que ocupaba la superficie de los dos pequeños.

Aquí conviene hacer una pequeña disgresión hacia lo anecdótico y comentar que esta vieja unidad, de 1958 ó 1959, sigue aún en pie, guardada en un galponcito en la localidad de Lanús. Aún conserva los colores (y el número en la bandera) de la última línea en la que circuló, la 20 y su estado general es bueno.



Foto: Colección Jorge L. San Martín).


El carrozado de unidades de chasis largo fue resuelto de manera curiosa: mientras otras carroceras agrandaban los vanos de sus ventanillas o incorporaban una más, con el fin de balancear el aspecto del conjunto, la gente de El Cóndor decidió que la primera ventanilla sería más grande que las demás, solución muy poco ortodoxa, por cierto.

Si observamos detenidamente a la unidad de La Primera de Munro que aparece en la foto, veremos que la primera ventanilla es manifiestamente más larga. Este tipo de unidades no fue muy difundido y puede calificárselo de rareza.

Este modelo no fue carrozado sólo sobre chasis Mercedes Benz. Conocemos variantes interesantes sobre chasis poco corrientes, sobre los que podemos ofrecer algunas imágenes:



(Foto: Transportes Quirno Costa S.A. - Gentileza Santiago Jesús de Vedia).


Sobre chasis Ford Köln, conocido coloquialmente como FK. Entre algunos ejemplares conocidos, como el de la línea 60 que mostramos en la reseña de esta línea, registramos éste, mucho menos conocido, que circuló en la línea 103 porteña.


(Foto: Autor desconocido - Gentileza Sr. Passarelli).

Tenemos individualizado un solo ejemplar (lo cual no quiere decir que no haya existido otro) sobre chasis International Harvester, al cual el ingenio popular le dio el mote de Televisor, por la forma de su parrilla. Aquí lo vemos circulando en la línea 6 comunal del partido de Moreno (la actual 501 Transportes La Perlita) aunque es de suponer que esta unidad llegó a esta empresa usada (por aquellos años, las líneas comunales de la zona muy rara vez incorporaban coches cero kilómetro).


(Foto: Jorge y Daniel Facca).


El chasis Bedford de origen británico, que en su mayoría llegaron al país entre 1956 y 1958, también fue vestido por la gente de El Cóndor. En este caso no contamos con imágenes que los muestren en servicio regular, pero el frente de esta casa rodante, junto a las formas de las ventanillas y del chapón embellecedor del eje trasero, nos delatan inequívocamente su origen.



(Foto: Jorge y Daniel Facca).

Algunos Bedford J6LZ1, el modelo más moderno y conocido de esta marca en la Argentina, llegaron a carrozarse con esta variante. Debido a lo bajo de su capot los parabrisas eran mucho más amplios, si los comparamos con las unidades carrozadas sobre otras marcas de chasis. Los ventiletes quedaban desproporcionados, respecto del tamaño de los vanos de ventanillas y los de los gajos de las puertas, otorgándole un aspecto poco agraciado.

Cabe destacar que esta unidad, radiada hacia 1976-77, conservó muchísimos años sus colores de origen, que no eran otros que los de la línea 76 porteña.


(Foto: Publicación desconocida - Colección Jorge Arcuri y Antonio A. De Luca).

Otro chasis carrozado al menos en un ejemplar fue el M.A.N. 415 N 1. En la reseña que le dedicamos a este chasis hay incluida una foto que muestra al coche de cuerpo entero y por ello, para no repetirla, incluimos esta toma desconocida, obtenida durante una huelga ferroviaria y que nos presenta a esta unidad trabajando a destajo, con gente colgando en el estribo, que pugna por regresar a su hogar.

Es de suponer que también existieron ejemplares sobre otras marcas que se ofrecían en el mercado por aquellos años (Ford -nos consta un ejemplar sobre Ford Hércules-, Chevrolet, las comercializadas por Févre y Basset -Dodge, Desoto, Fargo- y algunas otras de baja penetración en el mercado -Borgward, por ejemplo-) pero no contamos con el material gráfico que nos permita corroborarlo.

Pero sí conocemos al que tal vez sea el colectivo de esta versión más extraño de todos, porque es el producto del recarrozamiento de un chasis antiguo. El resultado fue por demás extraño, como se puede ver en la siguiente foto.



(Foto: Carlos Chamorro).

Y el producto terminado fue realmente raro. No sabemos si finalmente circuló en alguna línea regular o si fue destinado al transporte escolar, pero lo cierto es que su rareza es indudable. Se comenta que hay otra unidad similar guardada (o tal vez sea ésta) en una galpón, restaurada y con los colores de la línea provincial 252, Transportes José Hernández, pero nunca pudimos corroborar o desmentir este dato.
A la vez, se fabricó otro modelo en mucha menor cantidad, con el fin de vestir chasis más cortos de lo usual. Se fabricaron a la par de la versión anteriormente descripta y se distribuyeron en menor escala que su hermano mayor.

Modelo para chasis corto (¿1956? - 1960)

Llamó la atención que El Cóndor diseñara especialmente una versión para equipar los chasis más cortos del mercado. La diferencia más notoria radicaba en la sección trasera, en la cual la última ventanilla se había reducido a la mitad, dando la impresión de que el coche esteba equipado con tres ventanillas y media. Además y a diferencia del modelo standard, la caída de la última ventanilla, la de dimensiones más reducidas, no acompañaba a la forma del techo.
También cambió el diseño del ventilete del chofer, en los coches más viejos carrozados sobre Mercedes Benz. Era algo más pequeño que el del modelo grande y no era armónico con el resto del conjunto con sus formas angulosas, ni acompañaba la caída de la saliente que hacía sobresalir a la bandera por sobre el parabrisas. Realmente daba la impresión de ser un implemento de otra carrocería mal pegado y fue realmente el punto flojo de esta versión, en sus primeros añosEsta anomalía estilística se corrigió hacia 1959, aunque en modelos más antiguos carrozados sobre otros chasis ya se utilizaba el ventilete redondeado.
Pese a lo poco agraciado y discordante del ventilete utilizado en los coches más antiguos, el modelo resultante era agradable a la vista y, por ser pequeño, daba la impresión de ser de juguete. No se difundió en grandes cantidades aunque, pese a ello, marcó presencia en varias líneas porteñas y del Gran Buenos Aires.

Unidad carrozada sobre chasis Mercedes Benz L-312 de 1956/57 en estado superlativo, perteneciente a la línea 25 porteña. Obsérvense las formas del ventilete del conductor, que poco y nada tienen que ver con el resto del conjunto. (Foto: Colección Carlos Distéfano).



Pese a lo calamitoso de su estado, este pobre colectivo, que en el momento de tomarse la foto estaba a punto de ser desguazado, nos muestra la variantes de ventiletes redondeados, que se presentan mucho más integrados al conjunto si lo comparamos con el ejemplo anterior. (Foto: Alejandro Scartaccini).


Como puede apreciarse en este colectivo carrozado sobre Chevrolet 6600 de 1957 de la empresa Transporte Ideal San Justo, el diseño del ventilete guarda relación con el del modelo grande y se presenta muchísimo más armónico que el equipaba a las unidades Mercedes Benz. (Foto: Autor desconocido - Gentileza José Luis Diéguez).


Uno de los "Mini Cóndores" más extraño que conocemos es éste, carrozado sobre un chasis Scania-Vabis para la empresa Micro Omnibus Quilmes. (Foto: José Teixeira - Gentileza Sergio Paratore).

Contemporáneamente a las versiones ya descriptas, se fabricó un puñado de unidades frontales que se presentan extrañas. Al no difundirse demasiado y comercializarse sólo unas pocas, esta variante ha tomado automáticamente el carácter de rareza.

Unidades frontales (1958 - ¿1962?)

Como dijimos más arriba, no hubo gran cantidad de coches frontales carrozados por El Cóndor. No hubo demasiado esfuerzo a la hora de diseñarlos, porque sólo se limitaron a armar un frente y pegarlo en el modelo que nosotros denominamos inicial. Si bien el producto resultante no fue desagradable a la vista, con un poquitito de imaginación se podría haber logrado un modelo con más vuelo estilístico, tal como lo lograron otras carroceras, que diferenciaron claramente el diseño de sus modelos frontales de los tradicionales convencionales.

El diseño del frente de los coches destinados al servicio urbano, con amplia bandera superior de destinos, fue realmente mal resuelto: se aplicó el conjunto creado para los colectivos comunes prácticamente sin modificaciones y se lo encajó en un modelo que invitaba a dejar volar la creatividad y a buscar una solución más jugada y a la vez menos rebuscada.

El resultado fue realmente feo, como se puede ver en la foto incluida más abajo. En las unidades concebidas para media distancia, en cambio, el frente diseñado se integró bien con el resto del conjunto.

No se fabricaron muchos de estos curiosos ómnibus, pero llama la atención la gran cantidad de chasis que vistieron. Nos llegaron datos de algunas de las unidades fabricadas (que, segura y obviamente, no serán todas). Sobre Mercedes Benz OP-312 hubo al menos un coche en la línea 406 porteña (la Rastreador Fournier) y otro en La Independencia, numerado internamente con el 11. Tras su radiación, circuló en una pequeña y efímera línea comunal del partido de Tigre, numerada 5, que luego fue absorbida por Micro Omnibus General Pacheco, la actual línea 721, que aún mantiene este ramal, que se denomina Los Troncos.

Una vez efectuada la absorción, el ómnibus en cuestión fue incorporado a la flota de la nueva prestataria, en la cual revistó con el interno 54.

La Independencia tuvo, además, un coche carrozado sobre chasis Scania Vabis y otro sobre Volvo (el interno 55). También tuvo dos DAF, los internos 43 y 53, que continuaron su carrera con suerte dispar: el 43 fue adquirido por un componente, que lo destinó a servicios charter o de transporte de escolares y el 53, vaya curiosidad, fue llevado por otro socio de La Independencia a la empresa Pullman Atlántico, la que unía Constitución con Mar del Plata, que estaba en plena caída cualitativa de sus servicios e iba rumbo a su desaparición.

Se lo adaptó con la sustitución de los asientos por otros más acordes para brindar un servicio de larga distancia, pero no duró demasiado en este servicio. Otras empresas con unidades carrozadas sobre chasis DAF fueron el Expreso Cañuelas (asombrosamente uno de sus coches sobrevive, utilizado como casilla - vestidor), el Expreso Paraná y el Expreso Pilar.


El coche del Expreso Pilar carrozado sobre chasis DAF presenta un frente acorde a un servicio de media distancia, sin bandera superior y con un pequeño indicador de destinos bajo el parabrisas. (Foto: autor desconocido. Gentileza Manuel Larrea Vardé).

Vista de una de las unidades con chasis Mercedes OP-312 con frente urbano, con bandera superior de grandes dimensiones. Como se ve, el conjunto bandera - parabrisas - ventiletes es el mismo de los colectivos comunes y presenta el aspecto de estar mal pegado en un modelo que no le corresponde. (Foto: Alejandro Scartaccini).


Iniciada la década del ´60, presuntamente hacia 1961, la gente de El Cóndor decidió meterle mano al diseño y acomodar ciertos detalles con el fin de emprolijar sus líneas estilísticas. El modelo resultante, si bien no tenía diferencias profundas con el anterior, fue mucho más agradable a la vista.

Primera restilización (¿1961? - 1964/65)

Si comparamos a esta pasada en limpio con la versión anterior la veremos mucho más armónica, pese a que el modelo viejo era muy agradable a la vista.




Unidad de 1962 ó 1963 perteneciente a la línea 107 porteña, fotografiada dentro de los galpones de la carrocera, antes de ser entregada a sus dueños. (Foto: Revista Industria Carrocera Argentina).

En el frente se modificó el conjunto parabrisas - ventiletes, con un óptimo resultado estilístico. Obsérvese el reemplazo de los dos pequeños cristales planos por uno solo, algo más amplio, que mejoró muchísimo su aspecto. El diseño de los ventiletes, levemente más redondeado, encajaba muy bien con el nuevo parabrisas.

Las ventanillas incrementaron levemente su altura y la luneta trasera acompañó esta tendencia, para no quedar desfasada con el resto del diseño. También aumentó levemente la superficie vidriada de las hojas de las puertas.

La pasada en limpio del modelo original le sentó muy bien y, a la vez, se reafirmó su fama de carrocería robusta. Mientras estuviera bien tratado, un colectivo carrozado por El Cóndor era garantía, por aquellos años, de producto sólido, sin mayores problemas en este sentido.

Esta versión fue producida sobre varios chasis, los principales de la época como, por ejemplo, el Bedford J6LZ1...



Coche de la línea 6 de la ciudad de Buenos Aires, fotografiado en la avenida Corrientes. Obsérvense, en el chapón embellecedor y en el espacio que separa la última ventanilla de la luneta, los cuerpos de filete que quieren transmitir velocidad y dinamismo. (Foto: Leonard H. Mc. Combe - Archivo revista Life, 1964).


...en donde se corrigió el feo aspecto del conjunto parabrisas - ventiletes, empequeñeciendo levemente su tamaño. Pese a que la perspectiva de la foto no permite apreciarlo bien, se alcanza a apreciar que el ventilete ha reducido su tamaño y se presenta más integrado al diseño general del modelo.

No conocemos muchos ejemplares construidos sobre chasis a los que podamos considerar extraños. Nos consta alguna unidad carrozada sobre alguno de los chasis comercializados en la Argentina por la firma Févre y Basset (Dodge, Desoto o Fargo), pero no tenemos fotografías que nos permitan presentarlos. Sí poseemos material sobre un extraño Ford F-600 fabricado para la empresa Fano, ubicada en la zona de Vicente López, dedicada a los servicios de turismo, charter o de transporte de personal.


Aquí la unidad en cuestión. Obsérvense la resolución de los parabrisas y ventiletes, totalmente extraña para las costumbres estilísticas de esta carrocera. (Foto: Revista Industria Carrocera Argentina, número 18, abril - junio 1964).


Ingresados en 1965, nos encontramos con la siguiente restilización, que tampoco difirió en demasía de la anterior.

Segunda restilización (1965 - 1973)

Si comparamos este "nuevo" diseño con el anterior, veremos que tampoco ha cambiado demasiado. La modificación más apreciable fue un leve aumento del tamaño de las ventanillas.


Si comparamos con "ojo clínico" esta unidad de la línea 108 porteña con la anteriormente presentada de la línea 107, veremos que la línea inferior de las ventanillas no coincide con la del ventilete del conductor, cosa que sí sucede en el coche de la 107. La diferencia es mínima, pero alcanza a apreciarse. (Foto: publicación desconocida - Colección Adalberto Nogués).


Durante la producción de esta versión se produjo un hito en el transporte colectivo argentino: el comienzo de la producción del chasis semifrontal Mercedes Benz LO-1112, en 1965. El Cóndor fue una de las carroceras que adaptó con decoro su diseño preexistente a este nuevo chasis. Además, fue una de las pocas que, en su modelo, destinó un amplio espacio para el conductor, mucho más grande y cómodo que el que ofrecían los productos de otras firmas.
Desde un primer momento (y realmente no nos constan las causas) registramos dos variantes sobre este chasis, cuya diferencia radicaba en el diseño de las ventanillas del conductor.



(Foto: Revista Industria Carrocera Argentina).

(Foto: autor desconocido. Se agradecerá cualquier información al respecto).


Obsérvese, en la unidad de la línea 102, fabricada en 1965 y presentada en la revista Industria Carrocera Argentina como novedad absoluta, la ventanilla dividida en dos secciones, la inferior fija y la superior móvil. En cambio el coche de la línea 60, cuya matrícula puede corresponder a 1967 ó 1968, nos muestra la variante sin divisiones.

En esta última unidad, además, se muestra un cambio fundamental implementado en 1966 gracias a una nueva reglamentación que entró en vigencia el 1º de enero de ese año: la inclusión de la puerta trasera. Gracias a ella se optimizó la circulación interna, que hasta ese momento era sumamente incómoda, sobre todo en horas pico.

Fue en esta versión, además, que comenzó a eliminarse el chapón embellecedor de los laterales, ubicado sobre el tren trasero. Hacia 1968 se modificó el diseño del extremo inferior trasero de la última ventanilla que, si bien conservó sus formas básicas redondeadas, tomó un aspecto algo más anguloso.


Este curioso colectivo (fueron rarísimas de encontrar las unidades de esta versión carrozadas sobre chasis Chevrolet C-50. Registramos ejemplares en la celebérrima 60 y en las empresas marplatenses 9 de Julio y Belgrano), aplicado al transporte escolar, nos muestra el aspecto del lateral sin el chapón embellecedor que oficiaba de guardabarro trasero. (Foto: Jorge Arcuri).


En este perfil perfecto de un colectivo carrozado sobre Mercedes Benz LO-911 se aprecia una curiosidad: con la inclusión de la puerta trasera, las tres ventanillas centrales (e históricamente iguales) debieron de acomodarse en el espacio disponible, que creció levemente gracias a la ubicación de la puerta de descenso. En este caso, la última ventanilla aumentó su tamaño, el cual quedó desfasado respecto del de sus compañeras. (Foto: Carlos Chamorro).


Aquí podemos apreciar una variante respecto del mismo tema de la foto anterior: si observamos detenidamente las tres ventanillas ubicadas entre puertas en esta unidad de fines de 1973, veremos que, en esta oportunidad, la última ventanilla es más pequeña que las otras dos. No nos consta el porqué de estas pequeñas variantes. (Foto: Aldo M. Daneri).
Este modelo fue muy longevo, pues se produjo durante alrededor de 8 años aunque, como podemos ver, las líneas básicas no habían variado demasiado de las primeras unidades salidas de fábrica hacia 1955. Ya podríamos considerar esta circunstancia casi un record, pero este diseño aún no había agotado sus variantes, pese a que su aspecto ya daba la impresión de ser anticuado y sus líneas generales superadas.

Cabe destacar que un Cóndor de esta versión remontó vuelo y llegó lejos, muy lejos. Más exactamente al Museo Mercedes Benz de Stüttgart, en Alemania, donado por una concesionaria Mercedes Benz del oeste del Gran Buenos Aires y pintado de los colores de Transportes La Perlita, la tradicional empresa de la localidad de Moreno.

Nos consta que este curioso emigrante despierta mucha simpatía y es expuesto en numerosos eventos a lo largo y a lo ancho de Alemania. Y también sabemos de la mayúscula sorpresa que se han llevado varios emigrantes argentinos, al cruzarse sin previo aviso con el viejo Cóndor en alguna autobahn alemana...

Modelo "de transición" (1973-74)


(Foto: Alejandro Scartaccini)



No conocimos muchas unidades como la que presentamos en esta fotografía. Básicamente es el mismo diseño anterior, pero equipado con ventanillas con marcos de aluminio deslizables.
Todos los ejemplares de este modelo conocidos fueron carrozados sobre Mercedes Benz LO-1114. No nos consta si hubo alguna esquiva unidad fabricada sobre otro chasis.
Tal vez no se hayan fabricado ni media docena de coches como éste. Y esto tal vez se deba a que, casi enseguida, salió a la calle la versión siguiente, que a la postre resultó ser la última de la etapa pre-panorámica.

Tercera restilización (1974 - 1976)

En esta nueva etapa evolutiva, los diseñadores de El Cóndor no hicieron más que aggiornarse a las tendencias estilísticas porteñas de la época, que marcaban un aumento de tamaño de las superficies vidriadas. Por ende, nuevas ventanillas (que conservaron sus formas básicas inalteradas, aunque agrandaron su tamaño) y una luneta que, si bien era un poco más grande que su antecesora aún conservaba el aspecto anticuado que la caracterizaba, fueron los elementos nuevos más visibles de esta restilización.

Esta toma nos muestra claramente el nuevo tipo de ventanillas adoptado en esta versión, bastante más amplias que las anteriores, aunque aún no se las puede calificar de panorámicas. Este coche, perteneciente a la empresa Mariano Moreno, prestataria de la línea 36 porteña, fue el último representante de este modelo que circuló en Buenos Aires. (Foto: Gabriel F. Chiacchio).

El diseño de la luneta, que bien nos muestra este transporte escolar, se presenta más que anticuado si los comparamos con otros modelos contemporáneos a éste. No obstante, no desentona con el diseño en general, que conserva el clásico redondeado que, en la época en la que se comenzó a producir este modelo, ya había comenzado a ceder espacio a las formas angulosas. (Foto: Gabriel F. Chiacchio).



Obsérvese el extraño diseño del conjunto parabrisas - ventilete de este colectivo perteneciente a la tradicional empresa tandilense La Movediza: sus formas extrañas y el parabrisas partido se deben a que esta unidad fue destinada, cuando nueva, a algún servicio que se cumplía por caminos de ripio, tradicionales destructores de parabrisas. Muchas carroceras ofrecieron variantes "para ripio" en sus diseños, pero creemos que El Cóndor fue la firma que menos modificó sus formas originales para lograrlo. (Foto: Aníbal F. Trasmonte).


Las unidades carrozadas sobre Mercedes Benz LO-911 fueron mucho menos numerosas que las fabricadas sobre el eterno LO-1114. En la imagen, un ejemplar perteneciente a la línea 109 porteña. (Foto: Gentileza Adrián Pérez Castro).



Prácticamente no se conocen ejemplares fabricados sobre el chasis Chevrolet C-50. En Buenos Aires, recordamos al menos uno que circuló en la línea 60. Este coche, fabricado en 1976, está al servicio de la Municipalidad de General Pueyrredón. Obsérvese lo extraño (y el aspecto precario) del conjunto parabrisas - ventilete, rediseñado a la fuerza por la menor altura del capó respecto al más corriente Mercedes Benz LO-1114. (Foto: Adalberto Nogués).


Pese a lo avejentado de su aspecto, estilísticamente hablando, tuvo un aceptable nivel de producción, en especial carrozados sobre Mercedes Benz LO-1114. Además, se fabricó un interesante lote sobre Mercedes Benz LO-911 y unos pocos Chevrolet C-50. No sabemos si alguna unidad equipó algún chasis Ford.

Llegamos a 1976, época de pleno cambio estilístico, con la llegada de las unidades panorámicas por reglamento. Entre 1975 y 1977, todas las carroceras reconvirtieron su styling, para adaptarse a las nuevas reglas dictadas por decreto. Pero El Cóndor mantuvo a ultranza, hasta donde pudo, su viejo diseño. Si bien se los veía anticuados respecto de los productos ofrecidos por otras carroceras, muchos transportistas fueron fieles a El Cóndor, sobre todo por la fortaleza de sus productos.

Pero llegó el momento límite de renovar su styling y El Cóndor continuó con su añeja costumbre de reconvertir el modelo en producción. Si analizamos su primer modelo panorámico, llegaremos a la conclusión que no es otra cosa que la adaptación del modelo anterior a las nuevas normativas.

Pero ésa, es otra larga historia digna de ser contada...

Alejandro Scartaccini
Enero - Febrero de 2010
Esta nota fue realizada mediante investigaciones propias.
Fuente consultada: revista Industria Carrocera Argentina, números y años varios.
Agradezco especialmente a Jorge Arcuri, Carlos Sueiro y a Pedro Camilo Teisa por la valiosa información brindada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada