jueves, 27 de mayo de 2010

ODC 210














El 11 de Diciembre de 1950, directores de las principales Empresas de Transporte de pasajeros por ómnibus, fueron convocados por la General Motors de Brasil, para conocer el prototipo del primer autobús proyectado y montado integralmente en Brasil: el GM ODC 210 Coach Brasil. A pesar de que algunos años después el proyecto no prosperase, ese ómnibus represento un avance importante en la entonces incipiente industria brasilera de vehículos.
Hasta aquella época, la flota brasileña de ómnibus, tanto urbanos como carreteros, era compuesta, en su mayoría por vehículos adaptados. Sobre el chasis de camiones se montaba la carrocería con estructura de madera revestida de chapa metálica. Aún así, había un porcentaje de vehículos completamente importados.
El proyecto de GM, era ofrecer un producto adecuado a las condiciones topográficas y climáticas de Brasil, y al mismo tiempo económico, durable y de fácil mantenimiento.
La respuesta de los empresarios fue inmediata, más de 300 vehículos fueron encargados, una prueba de gran confianza en el producto exhibido. Así nacía el primer ómnibus genuinamente brasileño, que ayudaría a impulsar el desarrollo de muchas empresas brasileras, entre ellas: Pássaro Marron, Viacao Relámpago, Viacao Cometa, Expresso Brasileiro, CMTC e CIA Auxiliar de Transportes.



La sigla ODC significaba Overseas Diesel Chassis, y el número 210 se refería a la distancia en pulgadas entre los ejes. Los creadores fueron, E. M. Kennedy, ingeniero del producto y J. Romanelli, proyectista de ómnibus, ambos integrantes del equipo GM do Brasil. El desarrollo del nuevo vehículo demando más de 2 años.
El ODC 210 tenía carrocería integral de acero. El chasis, motor, transmisión y sistema de dirección eran importados de GMC de EUA, como forma de abaratar la producción. La carrocería (estructura y paneles de chapa), sistema eléctrico, baterías, cubiertas, vidrios planos y curvos, asientos y demás accesorios eran producidos en Brasil. El motor, era un Detroit Diesel 4-71, de 4 cilindros y 2 ciclos, con 4,7 litros de cilindrada, desarrollaba 147 HP a 2100 RPM, montado en la parte trasera del autobús.
La transmisión era de 4 marchas hacia delante, siendo la reversa eléctrica. Enganchar la reversa era una operación algo compleja, se colocaba la primera marcha, se accionaba el botón del electroiman y se enganchaba la segunda marcha, con ese movimiento estaba enganchada la reversa; típico de todos los autobuses GMC. Para desengancharla, bastaba pasar directamente a primera marcha, sin apretar el botón, y enseguida volver a neutral. Se supo que, sin estar debidamente instruido, ningún Conductor conseguía colocar la marcha atrás.
La distancia entre ejes era de 5,3 metros (210 pulgadas), 10,25 metros de largo total, 2,5 metros de ancho y 2.95 metros de altura.
El primer autobús, salio de la línea de montaje en Junio de 1951. Era un modelo urbano, con la puerta trasera detrás del eje trasero. Dos años después, en 1953, saldría el modelo carretero. Tenía el mismo motor del urbano, pero se distinguía en algunas características: diferencial largo, discreta banda plateada a los lados, moldura externa de las ventanillas y una única puerta de acceso delantera. Las 2 versiones tenían asientos revestidos en cuero legítimo.
Al final de los años 50, la GM do Brasil, decidió salir del mercado de los ómnibus y concentrarse en la producción de camiones y camionetas (posteriormente también de automóviles). Aun así, la vida útil de los ODC 210 se prolongaría por muchos años más.
En el estado de San Pablo, las principales Empresas de Transporte Carretero, con gran cantidad de GM ODC 210 en su flota fueron: Viacao Cometa (100 unidades), Passaro Marron y Expresso Brasileiro. En la carretera, el ODC 210 era fácilmente reconocido por el ronco sonido y la humareda blanca típica de los motores 2 ciclos Detroit Diesel. Además de eso, el sonido de la bocina tenía 2 tonos alternados. Muchos de estos buses fueron usados por más de 20 años, período por el que pasaron por sucesivas reformas y modificaciones.
Varios llegaron a ser reencarrozados más de 3 veces entre 1953 y 1974. Una encarrozadora, la Striuli, de Guarulhos SP, llego a desarrollar en 1959 una carrocería para ser montada sobre el chasis ODC. Copiaba al modelo PD 4104 de GMC (bautizado como “Morubixaba”), exclusivos de Viacao Cometa en la línea Río-San Pablo, esta copia fue bautizada como “Cururu”. Además de modificaciones estéticas hechas por la propia Cometa, en los años 60, los ODC también fueron reencarrozados por la CAIO y por la GRASSI, marcas tradicionales de la época.




La última proeza de los ODC 210 carreteros, ocurrió a fines de 1968, cuando 60 ómnibus todavía estaban en operación en la Cometa. La flota fue reducida a 30 buses y se les alargo el chasis para recibir la moderna carrocería Ciferal Líder 2001. El producto había sido lanzado poco antes. Los autobuses recibieron el nombre de Jumbo G y estuvieron en uso en la línea San Pablo – Jundiaí hasta 1974. En ese año fueron retirados de servicio y fueron vendidos a diversas empresas de transporte.
La CMTC, de San Pablo, fue la gran operadora de la versión urbana de los ODC 210. El motor de 4 cilindros demostraba cierta falta de fuerza y agilidad para el transito diario de las calles y avenidas y su operatividad era un poco lenta, principalmente en las subidas. A pesar de la conocida precariedad de mantenimiento de la Empresa, los ómnibus rodaron hasta la primera mitad de los años 60. En la época, algunos de ellos fueron adaptados con motor delantero Scania, otros Cummins y Alfa Romeo traseros. Cuando la flota de ODC fue retirada de servicio, los chasis extremadamente robustos, fueron usados para la construcción de ómnibus eléctricos (trolleybuses), fabricados por la propia CMTC, que rodaron hasta el inicio de los años 90.
Entre 1947 y 1956 (año de cierre de las importaciones en Brasil), muchos vehículos fueron traídos de afuera, especialmente los europeos: Leyland, Aclo, Volvo, Scania Vabis y Mercedes Benz. De los Estados Unidos fueron: GM, Flxible, ACF-Brill, Mack y White. Operando al lado de tantas marcas famosas, los ODC 210 Coach Brasil, fueron los que estuvieron más tiempo en servicio en Brasil.




Fuente: Revista ABRATI, ejemplar de Setiembre de 2006.- (artículo escrito por: Tony Belviso y Antonio Ferro)


Traducido y recopilado por: Enrique Fernández (Montevideo - Uruguay).-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada