sábado, 11 de junio de 2011

Planta REO de México, S. A.




Una de las empresas ensambladoras de vehículos motorizados que más han dejado huella en la historia industrial de Monterrey fue Planta REO de México. Esta planta ensambladora de camiones de carga, pasajeros y de automóviles, inició operaciones el 15 de febrero de 1949.

La planta fue habilitada inicialmente en un terreno de 10,000 m2, cuya dirección comercial se encontraba en la Calzada Madero No. 2545 Pte., a un costado de la actual British-American Tabacco (antes Cigarrera La Moderna), en Monterrey, N.L.



En sus inicios tenía la capacidad de producir alrededor de 150 unidades por mes. Los vehículos eran de varios tipos y para diversos usos (pasajeros, estacas, etc.). Entre los que la planta ensambló en 1949, se encontraban camiones desde 6 hasta 14 toneladas, equipados con motores hasta 175 Hp, que podían dar servicio para recorridos hasta doscientos mil kilómetros, sin que fuera necesario el cambio de anillos.

La distribución de los vehículos producidos por Planta REO de México hacia a través de la empresa filial Equipos Automotrices. S. A.

Esta filial ya era distribuidora de REO, tal como lo demuestran las siguientes fotos tomadas en nota periodística publicada en agosto de 1947, en esa ocasión se efectuó la venta de un lote de autobuses a la empresa del autotransporte de pasajeros Autobuses Blancos Flecha Roja.



Entre los materiales de fabricación nacional, empleados se encontraban las carrocerías, acumuladores, asientos, tapicería, y otros. Algunas de estas partes eran fabricadas en la propia ciudad de Monterrey.

La realización de este proyecto, se debió en gran parte a la pujanza de su iniciador Don Arturo Garza, quien lo había gestado desde hacia algunos años y desafortunadamente no pudo verlo cristalizado en vida. Fue bajo la dirección de Don Héctor Cortés que pudo ponerse en marcha el ensamblado de los vehículos de carga y de pasajeros de la prestigiada marca norteamericana REO con sede en Lacing, Michigan. En la ceremonia de inauguración, Doña América Domínguez Vda. de Garza rompió la tradicional botella de champaña en la defensa de la primera unidad ensamblada en la planta.

Una nota publicada en el periódico El Porvenir sobre el proyecto realzó la importancia del acontecimiento. A continuación se reproduce parte de la nota:

Con jubilo han recibido, los hombres de empresa, de la industria de autotransporte del pais, los agricultores, ganaderos y todas aquellas personas que dependen de la industria automovilística en la nación, la creación de la gran planta ensambladora de los potentes camiones REO. La planta reo que con materiales, capital y mano de obra mexicana prestara a nuestra nación innumerables beneficios. Desde hoy los propietarios de camiones REO gozan de un servicio inmejorable ya que todas sus refacciones y repuestos, así como opiniones técnicas y autorizadas sobre sus unidades, pueden obtenerlas en Monterrey, sin las molestias de correspondencia a otra ciudad o al extranjero, que causa las consiguientes perdidas por papeleo o retraso de envíos”.

La REO Motor Car Company fue una compañía (con base en Lansing, Michigan) que produjo automóviles, camiones, autobuses y plataformas para camiones de 1905 a 1975. REO fue fundada por Ransom E. Olds, en agosto de 1904. Suspendió la manufactura de automóviles a partir de 1937. En 1908 llegó a Monterrey el primer camión REO.

La distribución en México de autobuses REO en los años 1920´s se hacia mediante la empresa Mexico Automobile Sales Co., según se muestra en este anuncio publicado en el periódico El Informador (Guadalajara,Jal.) con fecha del 7 de abril de 1928.



Por alrededor de 15 años se ensamblaron diferentes modelos tanto de camiones de carga como de servicio de pasajeros REO en la planta regiomontana.


Fotografía tomada a cartel publicitario de la Planta Ensambladora REO publicada por le revista El Mañana, el 12 de mayo de 1951.


Por convenio con Vehículos Automotores Mexicanos, S. A. (VAM), los camiones REO pasaron a ensamblarse por esa empresa a partir de 1964.

Por otro lado, REO Motor Car Co. fue vendida en 1954, a la Bohn Aluminum and Brass Company de Detroit, y en 1957 se convirtió en una subsidiaria de la White Motor Company. En 1967, emergió como la Diamond-Reo Trucks, Inc. (empresa formada por la unión de la Diamond T y la REO, ambas adquiridas por la White), En 1975, la Diamond-Reo Trucks, Inc. se declaró en quiebra, y sus bienes fueron liquidados.

La Planta REO instalada en Monterrey, no solo ensambló camiones de esa marca, sino que también hizo lo propio ensamblando por corto tiempo automóviles de las marcas Crosley, Rambler y Toyota.

A finales de 1950, la planta regiomontana fue acondicionada para ensamblar en sus líneas al automóvil de origen norteamericano Crosley. Estos vehículos tenían un tamaño relativamente pequeño, su principal característica era la de ser ahorradores de combustible, amen de su bajo costo. Con un litro de gasolina, podían recorrer de 17 a 20 kilómetros. La versión mas barata costaba $11,500.00 pesos.

Crosley fue un coche fabricado por la Crosley Corporation y más tarde por la Crosley Motors Inc. entre 1937 y 1952. Fue fundada en Cincinnati, Ohio por el industrial Powel Crosley Jr., quien además era promotor del equipo de béisbol Rojos (Reds) de esa ciudad. Crosley montó plantas ensambladoras de automóviles en Richmond y Marion, en Indiana. Durante la segunda guerra mundial, el Crosley se hizo muy atractivo por su bajo consumo de combustible. En 1942 la empresa suspendió la producción de vehículos civiles, reanudándola en 1945, pero solo en la planta de Marion; la de Richmond fue vendida durante los años de la guerra.

Poco fue el periodo de producción de este automóvil en Monterrey. La planta en los Estados Unidos fue vendida a la General Tire and Rubber Co., esto debido a las bajas ventas de los Crosley en 1952, cesando la producción en ese año.

A fines de 1959 la Planta REO de México fue acondicionada de nuevo para la fabricación de automóviles. En esta ocasión se trataba del Rambler. El 31 de octubre de 1959, fueron inauguradas las nuevas instalaciones, que permitían el ensamblado de 1 automóvil Rambler cada hora y el ensamblado de un camión Reo cada dos horas.

La revista Impacto publicada en la capital mexicana, en su edición del 18 de noviembre de ese año, resaltó este hecho:

La industria de Monterrey se desarrolla en forma increíble. Todos los días hay algo nuevo en esa progresista ciudad, las antiguas industrias han crecido y en torno a ellas se construyen otras nuevas, signo inequívoco del espíritu de progreso de los hombres de Monterrey. En esta ocasión, le toco en turno a Don Héctor Cortés de poner en marcha su moderna armadora, primera de su género instalada fuera de la capital de la republica.”

“El hecho de que nuestras industrias se ubiquen en las zonas mas propicias para la obtención de materias primas y al propio tiempo facilitar la distribución de los productos, señala un nuevo rumbo en los algún día habrá de ser el México nuevo. La nueva Planta Reo Rambler es una replica en pequeño, de lo que son las grandes fabricas de automóviles de los Estados Unidos. Estas instalaciones permitirán producir un camión cada dos horas y un automóvil cada hora.”

“Al tomar en cuenta que los compactos automóviles Rambler vienen a cubrir una necesidad de transportación económica y los camiones REO por su gran capacidad de carga y transporte contribuyen también a dar fluidez a nuestros productos a lo largo de los caminos nacionales el resultado general de las industrias de este tipo, es su indiscutible aportación al progreso del país.”

El Rambler fue ensamblado con anterioridad en territorio mexicano por la empresa Armadora Mexicana, que luego de abandonar la marca en 1957, se convirtió en distribuidor de la General Motors. Por algo de tiempo la American Motors Co (AMC), propietaria de la marca, importaba directamente sus productos. Como ya se mencionó, a fines de 1959, AMC llegó a un acuerdo para el ensamble y la distribución de los Rambler a través de su propia red formada por 30 distribuidores en el país.

Sin embargo, la relación duró poco tiempo. La AMC llegó a un acuerdo con Willys Mexicana (WM), por medio del cuál se empezó a producir el Rambler American en la planta de Vallejo, D.F. Posteriormente, Willys Mexicana, transformada en Vehiculos Automotores Mexicanos (VAM) en diciembre de 1963, conservó el nombre de Rambler hasta el final en 1983, aun cuando dejó de utilizarlo mercadológicamente al final de 1974.

No tardo mucho tiempo en que Planta Reo de México iniciara una nueva relación. Esta vez con el mayor productor de automóviles en Japón )y actualmente del mundo), la Toyota Motors Co. En agosto de 1960, arribaron a Monterrey altos funcionarios de esa empresa japonesa con el fin de ultimar detalles e iniciar cuanto antes el armado de esos automóviles, que se inició al mes siguiente. La REO consiguió una cuota anual de tres mil automóviles al año (EL Porvenir, 1960).

Fundada en 1937 por Kiichiro Toyoda, Toyota fue la segunda empresa japonesa en ingresar al mercado mexicano. La primera fue la Nissan, fabricante entonces del celebre Datzun.

En octubre de 1961 fueron ampliadas las instalaciones de la planta con el el fin de fabricar los automoviles Toyota.

En 1962 el gobierno de la republica, encabezado por el Lic. Adolfo López Mateos, promulgó el “Decreto de integración de la industria de la fabricación de automóviles y camiones en México”, que prohibía la importación de autos y camiones a partir de septiembre de 1964, lo que redujo notablemente las marcas existentes en el país. El porcentaje de integración debería ser al menos de un 40%.

En enero de 1963, la Planta Reo de México, según el oficio No. 138, recibió de la Secretaria de Industria y Comercio la autorización de su plan de fabricación de los vehículos Toyota. Esto la convertía en la séptima marca autorizada por el gobierno mexicano (El Porvenir, 1963). Uno los autos mas populares ensamblados en la planta regiomontana fue el Toyopet- Tiara.

Es conveniente resaltar que en los primeros años de los 1960’s, Planta Reo de México (ensambladora primero de Rambler y luego del Toyopet) y Automotriz O’Farril (ensambladora de la marca Hillman-Mix) instaladas en los estados de Nuevo León y Puebla respectivamente, eran las únicas plantas dedicadas a esta actividad fuera del centro del país. Las participación de ambas firmas en conjunto representaron el 2.7% y el 3.8% de las ventas nacionales para 1958 y 1962 respectivamente (Arteaga García, ).

Sin embargo, pese a todos estos aparentes buenos logros, la empresa fue declarada oficialmente en quiebra en 1964. Esta quiebra fue anunciada en un Edicto publicado el 13 de septiembre de ese año.

Los bienes fueron rematados, tal como se muestra en el siguiente anuncio publicado en el periódico El Informador (Guadalajara, Jal.) el 5 de julio de 1970.



Elaborado por:
Jose Ramírez Lozano
Monterrey, N.L., México


2 comentarios:

  1. muy interesante la historia de esta fabrica,exelente don jose,por cierto soy papa de nuevo de un varon nacio el 25 -05-2011

    fernando baltodano saludos desde san jose costa rica

    ResponderEliminar
  2. Jose Muy buen articulo felicitaciones.
    Estoy restaurando un Camion REO 1947 y me gustaria saber si ud sabe de alguna persona que tenga partes de estos vehiculos para asi poder contactarlo pues me faltan varias partes que me gustaria adquirir originales.
    Le escribo desde colombia. Mi correo por si sabe de alguien es contactoco@gmail.com
    Gracias. cordialmente Andres.

    ResponderEliminar